Un curso complicado

Esta próxima semana volvemos a las aulas. De momento sólo los/as docentes. Pero todo apunta a que comienza un curso bastante complejo. Algunos compañeros/as han ido compartiendo su preocupación por el inicio de curso. En algunas comunidades se plantean movilizaciones para una vuelta segura. Sinceramente, no he querido preocuparme hasta que llegue el momento de comenzar y ver en qué condiciones será. La razón es muy sencilla: estamos en un escenario cambiante en el que hace unas semanas parecía que todo estaba controlado con la mascarilla, pero de pronto todo parece sumido en un caos nuevamente.

Seguir leyendo

¿Cómo va a ser el curso que viene?

Ayer me escribía una alumna para preguntarme como sería el curso que viene. Le di los pocos detalles de los que disponemos. Fecha de comienzo, que es algo más tarde de lo habitual; habrá distancia social en las aulas, con lo cual supongo que disminución de ratios, aunque oficialmente no se ha dicho. Pero a simple vista es incompatible la distancia social con el espacio que tenemos en una clase normal. Es decir, si las clases están pensadas para treinta estudiantes, normalmente sentados en parejas, lo lógico es que individualmente y con la distancia quepan sólo la mitad y un poco más. En torno a veinte, imagino. 

Photo by Pixabay on Pexels.com

Los horarios serán escalonados, según lo que he escuchado. Lo que dificultaría mucho la confección de horarios. Por lo que tengo entendido, no entrarán ni saldrán todos los/as estudiantes a la misma hora. Aunque supongo, y estoy suponiendo muchas cosas, que no será un problema excesivamente complejo, porque con una diferencia de pocos minutos, bien organizados, no tiene que ser muy complicado. Con intervalos de dos o tres minutos, por nivel, se solucionaría. 

Sin embargo, le comenté a la alumna que me preocupa mucho más tener que cambiar la metodología. Llevo muchos años trabajando con Aprendizaje Cooperativo. Ahora implementado con metodologías activas, siempre en grupo. Cosa que el curso que viene no será posible. Sin embargo, invité a la chica a pensar tal como proponía la semana pasada, en la entrada anterior. No nos agobiemos. Disfrutemos del momento, del presente. Nos queda algo más de un mes para desconectar y tomar fuerzas porque seguramente será otro curso complicado

¿Será presencial o a distancia? —me preguntaba la muchacha— Seguramente presencial. Salvo que la situación vuelva a empeorar. Hemos de aprender a vivir con el virus pululando a nuestro alrededor, mientras no haya una vacuna. Para ello se adoptarán todas las medidas necesarias. Aunque no me gusten, como por ejemplo, no poder trabajar en grupos. Sin embargo, buscaré alternativas, tal como ocurrió en el tercer trimestre pasado. Será nuevamente un espacio de maravilloso nuevo aprendizaje. 

Feliz Verano

Durante estos días he visto muchas infografías y mensajes en relación con el fin de curso. Feliz Verano. Cerramos un curso atípico, como nunca había vivido en mi todavía corta estancia en la educación. Generalmente en las últimas clases suelo preparar alguna actividad especial de despedida, emotiva, que nos deje un buen sabor de boca en el Verano. Sin embargo, en esta ocasión todo se reduce a un “Feliz Verano”, poco más se puede decir.

Es verdad que cuando toca la despedida, nos acordamos, generalmente, de los últimos meses. Nos quedaremos con el recuerdo de un curso que terminó desde marzo para algunos/as. Nos vendrá a la memoria este 2020 como el curso de las clases on line, de pasar muchas horas tras la cámara, de tener que reinventarnos para llegar a los/as estudiantes. Pero esto sólo ha sido un trimestre, el curso ha sido dos veces mayor que este último tercio. ¿Por qué será que sólo nos acordamos de lo último vivido? ¿Por qué acentuamos lo terrible de esta última fase?

Doy un vistazo atrás y, globalmente veo un gran curso. Tuve la oportunidad este año de desarrollar el Proyecto de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) con todos los grupos, ya que el curso pasado, por cuestiones de infraestructuras, sólo fue posible desarrollarlo con 4 ESO y 1 Bachillerato. Tuve la gran suerte de contar con aula materia por primera vez en Secundaria y, luego, de pronto tuve que cambiarlo todo y vivir una experiencia maravillosa de profesor tras una cámara. ¡Una experiencia inolvidable! Más, si tenemos en cuenta que el objetivo que me había trazado este curso era utilizar muchos recursos audiovisuales, grabando vido tutoriales. ¡Deseo conseguido!

Me gusta quedarme con lo bueno al final de este curso. Lo malo fue no podernos despedir, pero lo bueno fue el tiempo compartido a través de las videoconferencias. Lo malo fue que algunos/as no se conectaban, pero lo bueno fue que la mayoría sí lo hacían. Fue difícil la adaptación a esta nueva situación, lo bueno es lo que aprendimos de ella, nuevos recursos, aplicaciones que posibilitan las clases telemáticas.

Finalmente, prefiero quedarme con lo bueno. Con todo lo vivido y aprendido durante este curso. Propongo hacer los mismo. Buscar lo bueno de todo lo vivido y quedarnos con eso. Feliz Verano.

Nuestro papel en tiempos difíciles

No estamos atravesando un buen momento para la enseñanza. Por un lado los/as profes se afanan en tratar de preparar materiales que puedan utilizarse para la enseñanza a distancia a la que no están acostumbrados/as. Por otro, los alumnos, que tampoco dominan este ámbito tratan de sobrevivir en un hogar lleno de incertidumbre y miedo haciendo lo que buenamente pueden. Cabe, por tanto, preguntarse ¿Cuál debe ser el papel del docente en estos tiempos difíciles?

profe jesus nuestro papel hoy Seguir leyendo