Volver con ilusión

Nos toca retomar nuevamente el trabajo cotidiano. Volver a los centros de enseñanza y comenzar un nuevo curso. Titulo esta entrada «Volver con ilusión», porque creo que así es como debiéramos empezar esta semana en nuestro trabajo.  He leído y visto algunas cosas durante este verano que me han hecho reflexionar. Entre las lecturas, me topé con dos libros de César Bona, en el que hablaba justamente de las dificultades de los profesores. Curiosamente, en medio de sus textos, me encontré con una frase que es mía y que no es frecuente escuchársela a un compañero: «El día que no tenga ilusión por la enseñanza, lo dejo». 

profe jesus volver con ilusión.peg Seguir leyendo

Se nos olvidó demasiado pronto que los profes también fuimos alumnos

Entramos en un periodo de vacaciones y me voy, tras el claustro de la segunda evaluación, con la sensación de que se nos olvidó demasiado pronto que fuimos estudiantes. También se nos olvidó demasiado pronto que fuimos jóvenes. Las razones por las que hago esta afirmación son nuevas prohibiciones, disciplina, normas y más normas que crean confusión e inquietud en el alumnado.

Seguir leyendo

Cuando la enseñanza se vuelve práctica

Todo cambia en el aula. Todo es diferente cuando lo que estamos haciendo tiene una finalidad, un sentido, no solo rellenar un cuaderno o responder a un examen. No hay nada peor para una persona que hacer algo que no sabe muy bien para qué sirve. Es, como cuando las instituciones nos piden rellenar formularios, sabiendo que nadie va a mirar. A veces a la enseñanza le ocurre algo así. Los estudiantes escriben sin saber muy bien cuál es el sentido de lo que hacen. No saben para que les va a servir ni le ven utilidad a su trabajo en clase. Sin embargo, todo cambia cuando lo que hacemos tiene una explicación.

cuazndo la enseñanza se vuelve práctica profe jesus Seguir leyendo

Siguen pidiendo clases dinámicas y divertidas

profeJesus clase dinámica y divertidaSi miro alguna entrada de principios de curso del curso pasado, seguramente me encontraré alguna entrada en la que hablé de lo que los estudiantes piden a los profesores: «una clase dinámica y divertida». Cada comienzo de curso me gusta, junto con los datos personales que me dejan en una ficha, que me digan que esperan del curso. Por abrumadora mayoría piden al profesor que la clase no sea tediosa y que divertirse en ellas. Es decir, dinamismo y diversión. Seguir leyendo