Gamificar si, pero con implicación

De muchas maneras los chicos/as demandan nuevas formas de hacer las cosas. En las sesiones de evaluación salía con cierta frecuencia, la demanda de los/as estudiantes de clases diferentes, con juegos, dinámicas. Obviamente, hay quien no entiende esa solicitud y se escuchó en esas mismas reuniones de profes frases como ¡Aquí se viene a estudiar, ya tendrán tiempo de jugar y divertirse por la tarde! Razón tiene quien opina así, pero los resultados hablan solos: cada vez memorizan y olvidan, el aprendizaje no sirve de mucho. Ante eso se precisa de clases emocionantes, dinámicas y, si se puede gamificadas.

Seguir leyendo