El arte de la descripción

Tengo la sensación de que cuando fuimos pequeños no nos ayudaron a describir. Señalábamos y automáticamente alguien nos alcanzaba lo que pedíamos. Sin ir más lejos, mi madre tenía una frase absolutamente maravillosa y simpática que no describía nada: “Tráeme aquello que está encima de allí”. Dependiendo de lo que estuviera haciendo intuíamos lo que nos podría estar pidiendo. Lo más gracioso, sin duda, era cuando le llevábamos algo que no era lo que pedía y te soltaba: “pareces bobo”. Tremendo..

profe jesus el arte de la descripción Seguir leyendo