Tras las pistas de san Pablo, en tiempo de pandemia

De las cosas que más me satisfacen de este blog es poder compartir cosas que hago en clase. Sin duda el ScapeRoom de san Pablo, es lo que más me demandan. Semanalmente recibo algún correo pidiéndome todo el trabajo que tengo en un Drive que comparto, sin ningún problema. A quienes he compartido este curso, les he dicho que me resultará imposible hacer el Scape este año ¿Por qué?

Imagen de uno de los mapas de los viajes de San Pablo
Seguir leyendo

Jugar a los guardianes de…

En ocasiones pensamos que en clase está todo inventado. Pero cuando le ponemos imaginación, podemos crear cualquier juego que cambie la rutina del aula, motivando a los estudiantes, ayudándolos a interactuar unos/as con otros/as, incluso, utilizando otros espacios que cambien la dinámica de la clase. Esta semana se me ocurrió realizar la actividad de Jugar a los guardianes de los sacramentos. Pero puede utilizarse para cualquier tema o conceptos que tenga variantes que custodian los chicos y chicas.

Hacer cartas para jugar a los guardianes de…
Seguir leyendo

Salidas del aula con sentido

Estamos casi finalizando un curso atípico. No se han organizado salidas extraescolares, se ha mantenido distancia, limpieza, aireado de las aulas. Pero quizá, porque estamos terminando y, porque se empieza a ver algo de luz, al final de este túnel pandémico, es por lo que me han autorizado a realizar una salida extraescolar. Se trata de una salida con sentido, razonada con compañeros y, de manera especial, con los chicos y chicas.

Visita a la Iglesia y Museo Tesoro de la Concepción de La Orotava
Seguir leyendo

En clase, si no funciona, cambia algo

Los profes somos unos “recicladores” natos. Reciclamos los recursos de un año para otro, con bastante facilidad. No lo digo con la intención de molestar a nadie, más bien al contrario. A veces tenemos un recurso que funciona maravillosamente, una actividad que nos encantó en la que chicos y chicas se implicaron maravillosamente y resultado final fue extraordinario y por eso lo reciclamos para el curso siguiente. Pero llega el año siguiente y… ¡¡¡puuuum!!! Un desastre, pero insistimos en que tiene que funcionar, porque el curso pasado fue maravilloso. Lo probamos en otra clase y lo mismo, seguimos dándonos golpes contra la pared hasta que salimos frustrados y malhumorados.

Si no funciona, cambia algo
Seguir leyendo