Docentes de un nuevo paradigma educativo

No cabe ninguna duda que llevamos unos cursos que cambian para siempre el modelo de enseñanza. Desde hacía años se venía hablando de incorporar las TIC en el aula, era necesario introducir de algún modo herramientas tecnológicas, adaptarnos a los tiempos que vivimos. Evidentemente, en los claustros había quienes eran más abiertos a modelos y otros que no tanto. Sin embargo, llevamos un año en el que hemos tenido que aprender si o si. Tanto si te gusta como si no.

Seguir leyendo

¿Y esto para qué sirve?

Es una de las preguntas más frecuentes que se hacen los/as estudiantes. ¿Qué utilidad tiene aquello que hacen en clase? Hace unas semanas escribía sobre las críticas al sistema educativo y, mayoritariamente, los chicos y chicas, se quejaban de que mucho de lo que entra en los temarios, no le ven sentido. Por tanto, quizá haya que hacer un ejercicio para darle sentido y, que los/as estudiantes le encuentren sentido a lo que hacen en el aula.

Seguir leyendo

Trabajo de campo

La semana pasada escribía y reflexionaba sobre lo que a los/as chicos y chicas les gusta o no de la enseñanza. Sus comentarios, sus opiniones, tienen que servir de algo. No vale o es muy malo que preguntemos sólo para llenar una hora de clase o para quedar bien. Así que sus propuestas, si son viables, debemos intentar asumirlas. Una de las más frecuentes es que están cansados de estar cinco o seis horas en clase. Así que ¿por qué no movernos?

Seguir leyendo

Asertividad y firmeza

Escribo este primer párrafo según termina la clase. Finaliza la jornada y estoy algo sorprendido. En la clase anterior a la de hoy, con varios/as alumnos/as de ese grupo tuve cierta discrepancia. Al entrar en la clase me pedían ir al baño dos o tres personas. No se lo permití tal como pedían, salir todos juntos, sino que fueran de uno en uno. Se creó cierto mal rollo, pero me mantuve firme. Si querían ir al baño tendría que ser individualmente, con lo que más de uno ocupó su silla con malas maneras y contrariado. Hoy al entrar en la clase esos mismos alumnos/as me recibían con muy buen agrado, de buen humor, interesados y más participativos de lo normal. Lejos de crear un abismo, como mi actitud del otro día, se generó un buen rollo increíble. De ahí, mi sorpresa.

Seguir leyendo