Para unos buenos debates

Esta semana hemos estado trabajando con debates. Con otros niveles voy a realizar durante esta semana esta actividad. A base de probar, a base de ensayo error, los debates han ido mejorando. Lo que sí está claro es que un debate con todo el grupo clase no suele funcionar, porque generalmente no hay una gran participación, sino que serán uno o dos los que hablan y el resto se desconectan de la actividad. Por eso con los debates se trata de promover la mayor participación y, por supuesto, que sean provechosos.

Seguir leyendo

Grupos en la distancia

La semana pasada ya hablé algo sobre la creación de grupos en el aula para seguir trabajando en cooperativo. En principio preveía que simplemente se giraran para hablar y compartir trabajo. Sin embargo, según va a avanzado el curso, descubro otras posibilidades. La idea sigue siendo la misma. Los/as estudiantes se mantienen en su sitio que, en mi centro están señalados en el suelo. La propuesta que he ido probado esta semana con éxito es mantener la silla en su lugar pero girar las mesas, de modo que se forme un rombo, triángulo o pentágono, dependiendo del número de alumnos/as que estén en cada agrupación.

Seguir leyendo

Herramientas digitales para trabajar en grupo

Comienza el curso. Un curso diferente, extraño que nos reta a cambiar muchas de las cosas que teníamos previsto. Una de las cosas que más preocupó a finales junio o julio supe que no podría trabar en grupos. Es decir, habría que mantenerse la distancia de seguridad, por eso, de manera física no podría estar en grupos colaborativos, como levaba trabajando desde hacía años. Así por tanto la maquinaria se pone en marcha para trabajar en grupos, pero cada cual, desde su lugar en la clase.

Seguir leyendo

Estudiamos casos en pareja

El Aprendizaje Cooperativo, como no me canso de decir es muy flexible y permite muchísimas agrupaciones. Existe una conocida técnica muy interesante denominada 1,2,4 y que permite el trabajo de manera individual, luego en pareja y finalmente en el grupo de cuatro. Sin embargo, observo que esta dinámica ocupa, a veces, demasiado tiempo, por eso durante esta semana he simplificado la técnica, para dejarla sólo en dos y cuatro. Es decir, trabajamos primero en pareja e intercambiamos lo trabajado con el grupo de cuatro.

Seguir leyendo