No te olvides de hacer evaluación

¡Claro que la hemos hecho! Ya hemos puesto la notas de los alumnos. Hemos evaluado y ahora sólo quedan los informes, actas y demás burocracia. Pero no me estoy refiriendo a que valúes a tus alumnos/as, sino que ellos/as te evalúen a ti.

Es evidente que si no te dicen cuáles son tus puntos fuertes y cuáles los débiles, no podrás potenciar lo bueno que haces y mejorar lo que no está del todo bien. Por tanto, no te olvides de hacer evaluación final para seguir mejorando.

Hagamos evaluación en estos últimos días…
Seguir leyendo

¿Cuánto han aprendido?

Evaluamos, ponemos notas, calificamos… ¿pero realmente se acuerdan de lo que han aprendido? Sinceramente a veces me asombro de lo que son capaces de recordar, creemos que están en clase sin prestar atención pero algunas cosas sí que se les queda grabadas.

Recordar lo aprendido
Seguir leyendo

Y otra vez los móviles…

En una nueva reunión de profesores salió el tema del móvil ¡Otra vez! Pero como resulta que había dicho en la entrada anterior que de la propuesta de gamificación, tendría otras muchas entradas y reflexiones, una de ellas es esta. Brevemente había dicho que me había sorprendido como la mayor parte de los alumnos/as dejaban sus móviles en clase para poder obtener ese punto más que nos da la gamificación que desarrollo en el aula. Pensé que sólo algún grupo lo haría. Sin embargo, esto debe llevarnos a una reflexión más profunda sobre el uso del móvil y sobre los castigos que se imponen en el aula.

El sempiterno problema de los móviles
Seguir leyendo

Cuando nada funciona… más libertad

Parece una incoherencia. Cuando estamos en clase con un determinado grupo y parece que no hay solución, que nada funciona, que no hay nada que hacer con ellos/as, la tendencia general puede ser el enfado, ser más estrictos/as, meter más presión. Cuando hacen las cosas mal, un arresto. Si su actitud no es buena, otro arresto y al final, la experiencia nos dice que podemos seguir arrestando hasta que lo único que podemos arrestarles es el respirar, porque hemos probado con todo y nada funciona ¿Qué hacer entonces? Pues ofrecer libertad.

Elegir, ser libres, nos satisface más.
Seguir leyendo