En clase, si no funciona, cambia algo

Los profes somos unos “recicladores” natos. Reciclamos los recursos de un año para otro, con bastante facilidad. No lo digo con la intención de molestar a nadie, más bien al contrario. A veces tenemos un recurso que funciona maravillosamente, una actividad que nos encantó en la que chicos y chicas se implicaron maravillosamente y resultado final fue extraordinario y por eso lo reciclamos para el curso siguiente. Pero llega el año siguiente y… ¡¡¡puuuum!!! Un desastre, pero insistimos en que tiene que funcionar, porque el curso pasado fue maravilloso. Lo probamos en otra clase y lo mismo, seguimos dándonos golpes contra la pared hasta que salimos frustrados y malhumorados.

Si no funciona, cambia algo
Seguir leyendo