Inclusión y Exclusión

La inclusión y la exclusión son términos que abordamos en Bachillerato al hablar de la pobreza. De las personas que están incluidas y excluidas en este mundo. Con el presente vídeo lo que pretendo es que, tras su visionado podamos trabajar algunos aspectos como la inclusión y la exclusión en varios ámbitos como la enseñanza, el trabajo o la riqueza. Me ha dado buenos resultados grabarme para exponer el vídeo en el aula. Sorprende a los alumnos, capta la atención porque no es muy frecuente ver al profe en la pantalla. Pero, de cualquier manera, comparto el vídeo por si pudiera ser válido para usar por quien pudiera necesitarlo.

Seguir leyendo

Gamificar si, pero con implicación

De muchas maneras los chicos/as demandan nuevas formas de hacer las cosas. En las sesiones de evaluación salía con cierta frecuencia, la demanda de los/as estudiantes de clases diferentes, con juegos, dinámicas. Obviamente, hay quien no entiende esa solicitud y se escuchó en esas mismas reuniones de profes frases como ¡Aquí se viene a estudiar, ya tendrán tiempo de jugar y divertirse por la tarde! Razón tiene quien opina así, pero los resultados hablan solos: cada vez memorizan y olvidan, el aprendizaje no sirve de mucho. Ante eso se precisa de clases emocionantes, dinámicas y, si se puede gamificadas.

Seguir leyendo

Grupos en la distancia

La semana pasada ya hablé algo sobre la creación de grupos en el aula para seguir trabajando en cooperativo. En principio preveía que simplemente se giraran para hablar y compartir trabajo. Sin embargo, según va a avanzado el curso, descubro otras posibilidades. La idea sigue siendo la misma. Los/as estudiantes se mantienen en su sitio que, en mi centro están señalados en el suelo. La propuesta que he ido probado esta semana con éxito es mantener la silla en su lugar pero girar las mesas, de modo que se forme un rombo, triángulo o pentágono, dependiendo del número de alumnos/as que estén en cada agrupación.

Seguir leyendo

Trabajar en grupos con distancia social

Una de las cosas que más me preocupaba y le daba vueltas durante el verano era ¿Cómo voy a trabajar en cooperativo con distancia social? Trataba de no darle muchas vueltas y disfrutar de los días de desconexión. Sin embargo, la pregunta era recurrente y molesta. Al llegar septiembre, los peores presagios se cumplieron. Al ver las aulas, los pupitres se disponían individualmente, separados por la distancia de seguridad, con lo cual, en un principio, empecé a cambiar el chip, pensando en unas clases directivas, eliminando los grupos y el Trabajo Cooperativo. Una vez en el aula, ¿Quien dijo miedo? Y la tremenda pregunta ¿Por qué no hacer grupos?

Seguir leyendo