El curso que no conocí a mis alumnos

Terminamos el curso en el que no conocí a mis alumnos. Es verdad que no tengo demasiada carga horaria, pero recordaré estos meses de clase por no reconocerles debido al uso de las mascarillas. Hemos tenido que dar clase a un grupo de ojos y, a partir de ahi tratar de intuir si seguían la clase, si sonreían, si se asombraban, se emocionaban o se enfadaban. Por eso, este curso ha sido complicado no sólo porque hemos tenido que lidiar con la dificultad de hablar y comunicar con algo que nos tapa la boca, sino además no poder ver la receptividad en el alumnado por llevar gran parte del rostro cubierto.

Termina el curso en que no conocí a mis alumnos Jesús Marrero
Seguir leyendo

¿Hay que justificar los suspensos?

La burocartización nos lleva durante los últmos días de clase a completar informes, dossier, cuya utilidad desconozco. Entre las tantas cosas que tenemos que hacer los profes por estos días es justificar los supensos. Si. No es ninguna broma hay que poner clarito y con buena letra porque suspenden los alumnos. Además, esta información hay que hacerla ahora desde el punto de vista competencial.

¿Informes para explicar los suspensos?
Seguir leyendo

Suspendidos en competencias

Tengo la impresión cada año, al llegar las evaluaciones que los/as profes no aprobamos en competencias. Desconozco si la nueva ley arreglará esta situación, pero desde luego, en estos años de experiencia, por lo poco que sé de estos indicadores, no están funcionando como deberían.

Ejemplos de votaciones en competencias
Seguir leyendo

¿Qué nota quieres?

Es una práctica que hacía hace tiempo y que he retomado en este tercer trimestre. Me siento feliz por preguntarle a los chicos y chicas ¿qué nota quieren para el final?, porque aunque no lo parezca, son muy conscientes de su trabajo durante el curso, saben perfectamente la nota que debe aparecer en su calificación, casi tan bien, como los docentes. Es más, aciertan en un 90% de los casos y, en caso de no acertar, lo hacen porque su estimación es a la baja. Es decir, piden menos de lo que realmente tienen.

Preguntar, siempre nos da una idea de sus expectativas.
Seguir leyendo