Díselo en la cara

¿Cuántas veces salimos frustrados de una clase? ¿Cuántas veces nos vamos a la cafetería o la sala de profesores del centro a compartir nuestras penas de algo que nos ha pasado con un grupo? ¿Cuántas veces llegamos a casa cansadísimos porque no hay manera de hacer que un grupo funcione, por más ilusión que le ponemos? O ¿Cuántas veces nos sucede que preparamos una clase maravillosa y por cualquier razón los alumnos/as nos la tumban sin miramiento?

Seguro que a todo esto, cualquier docente responderá muchas, muchas veces. La solución es muy sencilla: díselo en la cara, porque ¿De qué nos sirve irnos lamentando por las esquinas de todo lo que nos sucede? No sirve de nada, especialmente porque por muy mal que ellos/as nos lo pueden hacer pasar, lamentarse no es una solución, maldecirlos, tampoco, porque no va a servir de nada, entre otras cosas, porque no se van a enterar. Estamos llegando a final de curso y se nota, el buen tiempo, la primavera, las ganas de concluir un curso complicado, hace que los chicos y chicas, estén algo más alborotados. Pero si la clase no funciona: díselo, díselo a ellos, en su cara

Háblalo claro, habla con ellos/as
Seguir leyendo

Salidas del aula con sentido

Estamos casi finalizando un curso atípico. No se han organizado salidas extraescolares, se ha mantenido distancia, limpieza, aireado de las aulas. Pero quizá, porque estamos terminando y, porque se empieza a ver algo de luz, al final de este túnel pandémico, es por lo que me han autorizado a realizar una salida extraescolar. Se trata de una salida con sentido, razonada con compañeros y, de manera especial, con los chicos y chicas.

Visita a la Iglesia y Museo Tesoro de la Concepción de La Orotava
Seguir leyendo

En clase, si no funciona, cambia algo

Los profes somos unos “recicladores” natos. Reciclamos los recursos de un año para otro, con bastante facilidad. No lo digo con la intención de molestar a nadie, más bien al contrario. A veces tenemos un recurso que funciona maravillosamente, una actividad que nos encantó en la que chicos y chicas se implicaron maravillosamente y resultado final fue extraordinario y por eso lo reciclamos para el curso siguiente. Pero llega el año siguiente y… ¡¡¡puuuum!!! Un desastre, pero insistimos en que tiene que funcionar, porque el curso pasado fue maravilloso. Lo probamos en otra clase y lo mismo, seguimos dándonos golpes contra la pared hasta que salimos frustrados y malhumorados.

Si no funciona, cambia algo
Seguir leyendo

¿Cómo hacer que las clases funcionen?

Me preguntó una compañera ¿qué metodología usar para que las clases funcionen? Luego me confesó que el bueno de Pedro, compañero jubilado del centro, le había dicho que hablara conmigo. Pedro, era mi vecino en el centro. Su departamento estaba junto al mío y la verdad que, hasta su jubilación pasamos muy buenos ratos. Es profe de Educación Especial y le pedí algunos consejos para trabajar con chicos y chicas con dificultades, al tiempo que le ayudaba con las tecnologías, algo que le costaba un poco. Le echo mucho de menos. Pero en fin, no me enrrollo con esta parte, sino que paso a comentar de manera muy breve cómo hacer que las clases funcionen. Al menos, como consigo que me funcionen a mi y que fue, lo que le conté a la compañera:

Un aula feliz, esencial para que el aprendizaje funcione
Seguir leyendo