Trabajos de campo

Nunca he sido partidario de enviar trabajos extraordinarios para casa. Recuerdo con cariño una frase que en mis primeros cursos en secundaria me encontré en la pizarra que decía algo así como “Si a clase no venimos a dormir, en casa no tenemos porqué trabajar”. Ciertamente las tareas como continuación del trabajo de clase no tiene mucho sentido. Se trata simplemente de repetir. No obstante algunos de los alumnos/as hacen tarea en casa sin yo mandárselo, esto es cuando no terminan sus trabajos en clase y prefieren terminarlos en casa. Siempre tienen un plazo de una semana para entregar. Para casa, para el exterior me gusta más trabajos de campo, retos o desafíos que complementen lo realizado en clase.

Ampliar conocimientos en el exterior, una buena propuesta

Durante esta semana estamos viendo algunas entrevistas que los alumnos/as han realizado en horario no lectivo. Les he puesto el reto de realizar alguna entrevista a personas que hablen de su experiencia de fe. En lugar de buscar en internet algún video —algunos han utilizado esta vía que es más rápida— otros les he propuesto que investiguen y pregunten a personas conocidas y hemos visto trabajos muy buenos.

Otra actividad que me gusta realizar es pedir que hagan fotos en sus entornos, que realicen algún trabajo de campo. Entiendo que la tarea así entendida, sí que tiene sentido, no como algo tedioso que significa repetir lo que ya se hizo en el centro. Sin embargo, un trabajo que les desafíe, que les haga buscar y preparar tiene, a mi juicio, mucho más valor. Algunas ideas de los retos que propongo a lo largo del curso son estos:

ENTREVISTAS: Como ya dije a personas del entorno que nos puedan ayudar. Especialmente a mayores o cualquier otro personaje significativo. A quien esté desarrollando una labor importante, a un encargado de una ONG, Asociación de Vecinos, cualquiera que pueda dar un punto de vista interesante y maravilloso, añadiendo un gran valor a la clase y a los alumnos/as que hacen el trabajo

FOTOGRAFIAR: Elementos de nuestro patrimonio o artístico. En cada barrio existen multitud de elementos que fotografiar. Es un ejercicio super interesante porque nos hace fijarnos en el entorno porque el que paseamos diariamente y que apenas percibimos. Viajamos cada día de un lugar a otro y seguro pasamos por delante de un edificio histórico, de un lugar natural precioso y no lo valoramos, con esta actividad invita a parar mirar y recrearnos en toda la belleza que nos rodea

INVESTIGAR: Especialmente con personas del entorno ¿Cómo era tu pasado? ¿Cómo vivieron determinados acontecimientos? Son preguntas que podemos hacer a nuestros padres y abuelos que son un libro de historia directa de muchos sucesos que para nuestros jóvenes no saben porque no fueron testigos. Es fantástico que cada cual entre en su propia historia para conocer sus raíces.

REALIZAR UN TRABAJO EN GRUPO: En el que elaboren cualquier producto conjunto. Desde un vídeo, un trabajo de campo yendo a preguntar a un determinado lugar. Cualquier actividad que les ayude y motive a compartir es fantástico y muy significativo. Es probable que nos hayamos olvidado de muchas de las clases a las que asistimos pero de aquella tarde en la que hicimos el trabajo con … y preguntamos a… Queda siempre en el recuerdo.

Así, por tanto propongamos actividades en casa enriquecedoras, divertidas que amplíen y desarrollen lo que hacemos en clase, que no sea una simple repetición de lo que día a día trabajamos.

Los comentarios están cerrados.