Elaborar un producto audiovisual

Hay muchas cosas que tiene la tecnología. La semana pasada escribía sobre el problema de las redes sociales y los adolescentes. Aunque sin embargo, siempre he considerado que la tecnología en sí misma no es mala, el problema radica en el mal uso que hacemos de la misma. Una de las ventajas que tiene el uso de las TIC en clase es que es un elemento cercano, que manejan con facilidad y están familiarizados con ellos. Así que en lugar de proponer que hagan una redacción de un tema ¿Por qué no decirles que graben un vídeo?

Elaborar un video para clase

Esta semana nos ha tocado elaborar un producto audiovisual, para lo que han tenido toda una hora de clase para hacerlo. Sin embargo, la experiencia me dice que no se puede decir: ¡saquen los móviles que hoy vamos a grabar un cortometraje! En ese caso no funciona, no saldrá un producto adecuado. Para la elaboración del vídeo hemos estado trabajando durante varias clases.

En primer lugar, para no olvidarnos de la escritura y la redacción —que algunos opinan que con tanto móvil, se nos está olvidando escribir—, les propuse un folio giratorio en el que hicimos una primera aproximación a un relato. El folio giratorio (…poner entrada donde se explica la técnica) consiste en la elaboración de un relato entre todos los miembros de un grupo.

Seguidamente, cuando ya teníamos ese relato base, tras profundizar más en el tema que nos ocupa en 3 ESO, consistente en sacar las ideas y todo lo que nos puede aportar el relato del Génesis, les pedí que hicieran un guión de lo que querían grabar en el corto. Dedicamos unos quince minutos a que cada grupo pensara y propusiera ideas para la elaboración del corto. En ese tiempo en clase, se habló, se pensaron en localizaciones e, incluso, hubo quien pensó en atrezo para grabar en la siguiente clase.

Finalmente llegado el día de la grabación, simplemente iniciamos la clase, di las instrucciones necesarias, si iban a salir de la clase para que no molestaran a otros grupos, usaran espacios comunes, mantuvieran distancia, etc, y tuvieron toda la hora para grabar. Ahora, la semana que viene tocará hacer una especie de festival de cortos en cada clase para ver los productos presentados.

Una pega, siempre la hay. No vine a clase, no me apetece grabar el vídeo, me da vergüenza. O, más justificadamente, hay algunos alumnos/as que no han venido al estar confinados: La solución redactar el relato, ya que no puede ser grabado en el centro. Aunque la pega puede ser también una oportunidad. Mientras un grupo grababa recibí una notificación de correo a de una alumna que estaba en casa y no podía participar por motivos justificados. Le expliqué lo anteriormente citado y quedó de acuerdo en hacer el relato. Pero, a los pocos minutos me escribió que no iba a hacerlo porque estaba participando con su grupo mediante videoconferencia… ¡estoy deseando ver que hicieron! 😂 😂 😂

Los comentarios están cerrados.