Ser un docente impactante

Tenía desde hace tiempo una infografía guardada sobre los ingredientes que ha de tener un docente impactante. Pero, sinceramente, me parece tan complicado desarrollar todas esas capacidades que, vistas globalmente, me parece inabarcables. Sin embargo, algunas de esas propuestas si que me parecen muy potentes e interesantes, así que me atrevo a enumerarlas

Irradiar alegría, felicidad, paz…

Parece complicado hoy en día aparecer en el aula irradiando cosas positivas, teniendo en cuenta los agobios a que someten a los docentes con normas, informes, la presión de la familia, administración, etc. Sin embargo, creo que es fundamental crear un actitud positiva y buena en el aula. El aprendizaje se desarrolla con mucha más facilidad en un ambiente alegre y positivo, más que en un espacio de miedo, rencor, reproches o presión. Así que tendremos que esforzarnos para crear ese ambiente en clase. El buen humor, es una herramienta, alguna buena técnica que se nos ocurra para comenzar. Personalmente siempre entro en clase dango los buenos días muy en alto y, antes de la pandemia, proponía que nos levantáramos y nos saludábamos al comenzar. Espero que pronto desaparezca todo esto y podamos volver a mantener contacto físico para volver a saludarnos. Es una forma sencilla de comenzar bien el tiempo de clase. Luego habrá que ver como mantenernos. Pero, sin duda, creando un clima positivo en clase, todo mejora.

Conoce a los chicos y chicas

Es esencial. Es imposible dirigirnos a quienes no conocemos. Cuando teníamos su edad, nos preocupaban algunas cosas, teníamos algunos juegos, nos relacionábamos de una forma. Hoy, todo eso ha cambiado. Investiga y conoce lo que les gusta, lo que les preocupa, lo que les motiva. Si es necesario “perder” entre comillas tiempo en conocer su realidad, luego no será tiempo perdido, porque sabremos mejor como dirigirnos a la clase. En cualquier manual de oratoria, como cuestión fundamental, se nos dice que conozcamos a nuestro auditorio. Un profesor/a no puede descuidar el conocimiento de las personas que están en clase. Por tanto tenemos que conocerlos para mejorar y para ser un docente impactante.

Mueve el aula

Usar siempre la metodología, tener unas clases siempre iguales, aunque sean muy creativas, aburre hasta el más interesado en la materia. Por tanto, hay que moverse, hay que mover todo, poner la clase patas arriba y hacer cosas distintas, que no siempre sea todo igual. Poner algún juego, vídeo, música, un reto, una investigación, salir al patio y dar la clase al aire libre. Movernos, cambiar, para mantener la mente activa, sorprendiendo a nuestros alumnos y alumnas es una buena propuesta para impactar.

Formate y pregunta

No tengas miedo a preguntar a otros compañeros que tienen éxito en el aula y asiste a cursos formativos con compañeros/as. Allí siempre se aprenden nuevas cosas y se está en contacto con otros docentes que nos pueden dar ideas muy válidas para poner en marcha en el aula. No abandonemos la formación. Nuestros alumnos y alumnas cambian cada año, hay nuevas inquietudes y formas de ser, por eso debemos estar siempre actualizados para llegar a ellos y ser un o una profe impactante.

2 comentarios en “Ser un docente impactante

  1. Hola Jesús! ¿Cómo estás? Hace un tiempo que no andaba por estos lares por razones ajenas al uso de internet.
    Acabo de leer tu artículo: https://profejesus.org/2021/06/27/el-curso-que-no-conoci-a-mis-alumnos/
    Me ha llegado al corazón! Qué amor en tus palabras! Qué sentir! Me imagino que muchas personas, aún inclusive por fuera del ámbito educativo, se habrán sentido identificadas por tus palabras. Gracias por ser un ser sensible y sensitivo.
    Ah!! También leí la historia del lápiz, qué asombroso cuánto jugo se puede exprimir de cuestiones tan simples, con algo tan sencillo qué lejos se puede llegar.
    Gracias por tus tips como irradiar alegría, paz. Es muy lindo de transmitir a dondequiera que uno vaya. Ser signos de esperanza. El entusiasmo, el cariño por las cosas que se hacen. Es lindo presentarse así, porque así los críos absorben esa buena energía, que quizás puedan replicarla en otros seres, una cadena de buena onda.
    Bueno Jesús, espero que andes bien.
    Te mando un gran abrazo!

    Me gusta

    • Muchísimas gracias por tus amables palabras. Me anima a seguir. Un abrazo enorme. Espero no perder ese entusiasmo…. Y siempre he creído que el día que no acuda con ilusión y ganas a este maravilloso mundo de la educación, lo dejaría para dedicarme a otra cosa…. Insisto, muchas gracias

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.