¿Cómo hacer que las clases funcionen?

Me preguntó una compañera ¿qué metodología usar para que las clases funcionen? Luego me confesó que el bueno de Pedro, compañero jubilado del centro, le había dicho que hablara conmigo. Pedro, era mi vecino en el centro. Su departamento estaba junto al mío y la verdad que, hasta su jubilación pasamos muy buenos ratos. Es profe de Educación Especial y le pedí algunos consejos para trabajar con chicos y chicas con dificultades, al tiempo que le ayudaba con las tecnologías, algo que le costaba un poco. Le echo mucho de menos. Pero en fin, no me enrrollo con esta parte, sino que paso a comentar de manera muy breve cómo hacer que las clases funcionen. Al menos, como consigo que me funcionen a mi y que fue, lo que le conté a la compañera:

Un aula feliz, esencial para que el aprendizaje funcione

No presionar

Esta me parece la primera clave que aprendí pronto. Resulta que, cuando vemos a algún alumno/a que no hace nada en clase, le caemos encima. No puedes estar así, ¡qué ejemplo para tus compañeros/as!, tienes que trabajar… y así, soltamos un montón de lindezas. Pero desconocemos la realidad de ese alumno/a, seguro que no trabaja, no hace nada, porque su mundo y sus pensamientos giran en torno a otra cosa. Dejémosle espacio. Y si, fuera posible, hagamos una clase tan interesante y llamativa para que deje su apatía y se implique.

Trabajo cooperativo o en grupos

Las técnicas cooperativas son muy interesantes. En primer lugar porque motivan y animan a la participación. Están pensadas para que si, alguno del grupo no realiza bien su trabajo, penaliza al resto. Evidentemente hay que hacer cohesión grupal, formar bien los grupos, etc. Pero, de cualquier manera, trabajar en grupos, ya cambia la visión de la clase. Muy recomendable. En este blog hay técnicas, cómo constituir los grupos, etc. Por eso no me detengo en ello.

Varios momentos dentro de cada sesión

Lo llevaba practicando desde hacía mucho tiempo y, resulta que luego leí varios artículos en este sentido. Los chicos y chicas de hoy, con la cantidad de estímulos que reciben, están sobreactivados. Así una sesión de una hora de 45 o 55 minutos, haciendo lo mismo, no la soporta nadie. Hay que ser muy buen comunicador/a para mantener la atención y la concentración tanto tiempo. Así que mi propuesta es que la clase se divida al menos, en tres momentos. El inicial de saludo y música. Es un momento distendido en el que escuchamos alguna canción que, incluso puede ser trabajada si la letra o el tema, tiene relación con lo que estamos viendo. Otro momento con una técnica cooperativa, otro con el visionado de un fragmento de peli y luego trabajarlo con otras técnicas: cada miembro del grupo una pregunta y compartir para ver si se está de acuerdo o cualquier otra actividad. Pero insisto nunca una única actividad, a no ser que sea muy divertida, como un juego, scape room, break edu, o cualquier otro.

Darle una utilidad

Es la mayor queja siempre que hago revisión de la clase: ¡Lo que estudiamos aquí no sirve para nada! Pues démosle una utilidad, un sentido a lo que hacemos, un ¿para qué? Hoy tenemos las Tecnologías. Usémosla: Vamos a hacer un vídeo para colgarlo en youtube e informar de lo que hemos aprendido, grabemos un podcast, hagamos una inforgrafía o un mural que colguemos en el panel del centro, hagamos una campaña de sensibilización, preparemos materiales para difundir en nuestras redes sociales. Preparemos una entrevista con alguien… basta con preguntarnos ¿para qué hacemos esto? Y darle un sentido, que se hace magia en el aula. Con cualquier nivel, con cualquier grupo. Estudiar, simplemente para aprobar un examen, no es suficiente motivación.

Cuidémonos

Es fundamental. Tenemos que estar bien. Descansar, hacer deporte, desconectar unas horas cada día. Si nosotros/as, los profes no estamos bien. Imposible que la clase funcione. Transmitimos mucho más que palabras, incluso con la mascarilla puesta. Nuestra actitud, nuestras ganas, nuestra forma de movernos en el aula. Todo es comunicación. Si nos atrincheramos en la mesa, comunicamos poco. Vayamos por las mesas, hablemos, sonriamos: se nos nota en las patas de gallo y en el brillo de los ojos. Tengamos muy buena actitud, sonriamos… ese buen rollo se trasladará al aula y todo cambia.

¿Alguna cosa más? me encantaría conocerla a través de los comentarios

2 comentarios en “¿Cómo hacer que las clases funcionen?

  1. Hola profe Jesús! Agradecida de antemano por la gran ayuda que das! Este tema es muy interesante, me gustaría tener a mano un enlace con la película para compartirte pero todavía no di con una que estuviera bien subtitulada al español. La película que te recomiendo es la de «Stand and deliver» («Con ganas de triunfar») basada en la historia del profesor Jaime Escalante. La película se resume en eso: ganas. Un profesor con ganas, aun a pesar de las adversidades, puede lograr encender en los alumnos eso mismo, las ganas. Y con ganas se puede alcanzar hasta lo inimaginable. Y eso se nota en cada nota que tú escribes, ese entusiasmo, esa vitalidad, te felicito!
    Gracias por exponer todo con una claridad que hace que quien lo lea sienta que puede lograrlo, que es posible. Y eso mismo le llega a los alumnos, el sentirse que son capaces, el animarlos a intentar.
    Bendiciones!!

    Me gusta

    • Muchísimas gracias por tus palabras. Animan mucho. Buscaré la peli para verla. Suelen ser muy motivadoras. Hay algunas por ahí muy buenas. Pero la veré, auqneus sea con subtítulos. Mil gracias. Abrazos

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.