Trabajar en grupos con distancia social

Una de las cosas que más me preocupaba y le daba vueltas durante el verano era ¿Cómo voy a trabajar en cooperativo con distancia social? Trataba de no darle muchas vueltas y disfrutar de los días de desconexión. Sin embargo, la pregunta era recurrente y molesta. Al llegar septiembre, los peores presagios se cumplieron. Al ver las aulas, los pupitres se disponían individualmente, separados por la distancia de seguridad, con lo cual, en un principio, empecé a cambiar el chip, pensando en unas clases directivas, eliminando los grupos y el Trabajo Cooperativo. Una vez en el aula, ¿Quien dijo miedo? Y la tremenda pregunta ¿Por qué no hacer grupos?

No son grupos cooperativos bien configurados, porque no cumplen con los requisitos de heterogeneidad, pero hay muchas ganas de seguir con este modelo que ya los alumnos lo han interiorizado. En la actualidad, con el curso empezado, tengo dos modelos de grupos funcionando. El primero y más fácil es cuando se unen dos grupos y vamos a un desdoble. En ese caso hemos constituido más o menos bien, los grupos de cuatro y se sientan respetando las distancia de seguridad, en cuatro sillas más próximas, en una zona de la clase. El segundo caso, es cuando voy al aula del grupo —es la mayor parte de los casos—, porque en la organización del centro se trata que los/as estudiantes pasen la mayor parte del tiempo en su aula. Así, que en este caso, pidiendo la conformidad de todo el grupo, formamos los grupos tal y como están sentados, con los/as compañeros/as más cercanos. Esto puede constituir un problema, porque, en ocasiones hay quien no quiere trabajar con determinadas personas y hay que buscar un acuerdo de todo el grupo.

No sé que resultados dará, porque, como es obvio, no hemos hecho ninguna evaluación, al estar empezando. Sin embargo, me viene a la cabeza, otra de mis claves para crear cosas distintas y atrevernos a innovar. Esa afirmación es que “Quien quiere algo, busca un camino; quien no, busca una excusa”. Así, que si la idea es trabajar en grupos, si queremos hacer algo de cooperativo, podemos intentarlo con esta o cualquier fórmula que se nos ocurra.

En diferentes foros he leído distintas opciones, como la utilización de mamparas de metacrilato, especialmente útil en infantil y primaria, cuando un colegio completo tiene este modo de trabajo. También está la opción de disponer el aula de esa manera si todo el equipo educativo enseña así. No parece muy viable en un aula materia, por tener que desinfectar cada vez que entra o sale un grupo.

El otro problema que se plantea este curso es el trabajo con papel. No podrá haber demasiada ficha ni papel, para que trabajen en ella, o para entregar, trabajar y corregir. Habrá que agudizar el trabajo a través de soportes digitales. Nos pondremos a ello y, por supuesto, iré contando los resultados por aquí.

Los comentarios están cerrados.