No en pocas ocasiones he hablado del debate sobre hacer o no uso de las herramientas TIC en clase. El debate lleva activo desde hace muchos años. En todos los claustros, especialmente en secundaria y bachillerato. Hay quienes permiten el uso de Tablet y Móviles, mientras que también existen opositores radicales a la tecnología en las aulas. 

Photo by bongkarn thanyakij on Pexels.com

Los argumentos en contra suelen ser que ya los chicos y chicas pasan bastante tiempo de su ocio con pantallas, que son un elemento de distracción, invitan al plagio, difunden inapropiadamente lo que sucede en el aula, vulneran el derecho a la intimidad y un largo etc. Los argumentos a favor proponen la posibilidad de dar otro uso a las tecnologías que no sea el de ocio ya que hay muchas herramientas válidas para aprender y trabajar. Aprender a usar los dispositivos de forma responsable, puede ser otra labor a desarrollar en los centros de enseñanza, ya que mayoritariamente los estudiantes se lanzan a la piscina de la red, sin ningún tipo de aprendizaje. 

En esta ocasión no voy a entrar en ese debate, sino en la necesidad, tal como ya propuse a mis compañeros/as, de levantar el veto a los móviles en el aula. La razón es muy sencilla, en un espacio donde no se podrá compartir material, donde tampoco se podrán mover mucho de sus sitios de clase sin invadir la distancia interpersonal, que los muchachos/as traigan de sus casas algún dispositivo para trabajar ayudaría mucho en el trabajo docente. 

Llevo años usando metodologías activas. Parto del trabajo en aprendizaje cooperativo, para desarrollar la actividad en el aula. A poco más de una semana para que comiencen las clases, no se me ocurre ninguna otra forma de trabajar en cooperativo que no sea mediante el uso de las TIC. Hay muchas herramientas que permiten la participación desde su mesa y se proyecta en el aula. También hay muchas maneras de trabajar en documentos compartidos entre grupos de alumnos. Hay pizarras interactivas, donde los muchachos pueden escribir y participar. 

Especialmente en estos tiempos distintos que se avecinan, me parece ideal el trabajo con TIC, como manera de superar el reto que se nos plantea en este curso. Precisamente, tras un curso en el que las herramientas tecnológicas permitieron mantener relativamente la actividad docente, parece necesario darle más oportunidades a la enseñanza utilizando estos soportes y aprender a  trabajar de manera virtual o presencial con las TIC.