Al terminar el tema o como síntesis final de un trabajo realizado, no está nada mal realizar un mapa conceptual. Nos servirá para resumir todo lo que sea trabajado sobre el aspecto que estamos abordando. Se trata de tener un contenido común que no sirva para todos y que pueda ser incluido en el cuaderno o en el diario de clase para estudiar o repasar.

profe jesus haciendo mapas concpetuales

En primer lugar lo que hacemos de pedirles a los estudiantes en una lluvia de ideas los apartados que deben incluirse en ese mapa o esquema. Una vez terminada la lluvia de ideas, dentro de cada equipo base se repartirán las distintas partes de ese mapa de modo que cada estudiante deberá pensar de forma individual (también en pareja) la parte que le ha tocado.

Tras Un tiempo controlado para pensar y elaborar individualmente o en pareja  lo que debe ir en ese mapa conceptual, llega el segundo momento que consiste en poner en común todas las ideas dentro de cada equipo base. Se deberá vigilar que tenga cierta coherencia, y si es necesario, lo retocaran entre todos antes de darlo por bueno.

Es muy importante vigilar la calidad del trabajo y que cada componente del grupo reciba o se responsabilice de una parte adecuada del esquema. Para eso hemos de preocuparnos que el tema se pueda dividir en cuatro u ocho apartados para que cada persona elija dos o cualquier otra división que permita un trabajo equitativo.

La actividad termina con la exposición de cada grupo base de los mapas conceptuales que sean elaborado. De esa manera tenemos una síntesis final desde diferentes puntos de vista realizados por los diferentes equipos base que tendrán visiones complementarias de lo que se ha aprendido. Los esquemas nos pueden servir para trabajar y estudiar de cara a un examen o como repaso final de una unidad o criterio.

Anuncios