La capacidad creativa nunca debiera perderse. Sin embargo, vemos como el sistema educativo actual penaliza mucho la creatividad primando otros tipos de conocimientos. En niveles inferiores los estudiantes son muy creativos, se les premia por su capacidad de imaginar y construir cualquier tipo de actividad pero, en cuanto van creciendo, esa capacidad se pierde.

profe Jesús marrero creatividad dibujando

Esta semana hemos estado realizando dibujos creativos. La forma de trabajar de manera cooperativa estas creaciones se basa en que cada componente del grupo aporte algo a la actividad que se esté realizando. Como reconozco que cada vez más, cuesta realizar alguna creación, les digo que también pueden colocar alguna frase en la actividad. A modo de folio giratorio el dibujo debe ir pasando por los diferentes componentes del grupo para completar la actividad.

Con tristeza observo que, cada vez en niveles más pequeños (primero ESO 12-13 años) los niños optan por no dibujar, ni crear, sino que prefieren poner una frase y concluir el trabajo de manera más o menos rápida. Comprobar esto en las aulas me lleva a pensar que se hace muy necesario retomar y trabajar la capacidad creativa de los chicos y chicas. El sistema actual parece que educa para que respondan lo que los profesores queremos escuchar. No existe reflexión ni crítica. Se ha desarrollado una gran capacidad para memorizar y olvidar, para contestar lo políticamente correcto y, cuando aparece una actividad creativa, como la que he propuesto esta semana, los estudiantes se bloquean.

Apostemos por la creatividad, por el descubrimiento como herramienta de aprendizaje importante. El conocimiento “cientificista” que impera en el sistema, no es nada bueno para un desarrollo integral del estudiante. Algo debe cambiar en nuestro modelo de enseñanza para que de las escuelas salgan estudiantes más capacitados para la vida en todas sus dimensiones y no sólo en un saber memorístico que hoy en día es absolutamente innecesario.

Dejemos los libros, fomentemos la creatividad desde todas las materias y ámbitos de la enseñanza para que existan alumnos capaces de desarrollar todas las facetas de su vida.