Desconozco si en todos los centros sucede igual, pero desde luego en el entorno que conozco creo que algo no funciona con las competencias. Como tutor me toca hacer una propuesta de calificación de en competencias y cuando veo el informe me ratifico: algo pasa con las competencias.

profe jesus evaluar competencias

No es posible que exista una dispersión tan grande en la calificación que hacen los profesores como en algún caso en el que hay un empate entre tres calificaciones. Es decir a un estudiante tres profesores han puesto en un parámetro que su competencia es Poco Adecuada, otros tres Adecuada y otros tres Muy Adecuada. ¿Cómo es posible esa diferencia de calificación?. Si estuviéramos hablando de calificaciones numéricas, supondría que unos docentes ven que ese alumno suspende, mientras otros le califican con un notable. Por tanto, algo no estamos haciendo bien con las competencias.

Tengo la impresión que «esto de las competencias» cogió a los docentes por sorpresa, sin formación y desde hace unos años, con la obligación de calificarlas, cada cual hace lo que buenamente puede o lo que sabe. Con la premisa, además, que es algo poco relevante, porque en estos cursos de calificación competencial, ninguna familia ni estudiante, que yo sepa, ha presentado una reclamación porque la competencia Aprender a Aprender, le aparece «Poco Adecuada».

Lo positivo de las competencias para un sistema educativo muy cuestionado es que puede dar una visión global del alumno. No se trata de que el profesor de matemáticas tenga la potestad exclusiva de evaluar esta competencia, sino como sucede en mi caso este año, donde estudiante de humanidades de bachillerato, que no tienen ningún contacto con las matemáticas, les aparece una calificación, según lo trabajado en materias donde sí se evalúan y se tienen en cuenta. De algún modo da una visión general de su capacidad en relación con un ámbito determinado.

Creo que a los docentes nos falta formación en este ámbito para que podamos valorar adecuadamente la adquisición de competencias básicas. Especialmente para que exista una metodología y criterios similares a la hora de valorarlas para que no se produzcan las incoherencias con las que me encuentro ahora cuando leo el informe de tutoría. Mientras eso no se produzca y las competencias sigan existiendo, seguiremos haciendo lo que buenamente podemos y nos llevaremos las manos a la cabeza cuando vemos calificaciones tan dispares en algunos estudiantes.

Anuncios