Aunque todos los profesores «oficialmente» estamos de vacaciones, todavía tenía algunos frentes abiertos. Por falta de tiempo y por colaborar en otras parcelas del centro había dejado atrás la revisión de la clase, una actividad muy recomendable para los últimos días con los alumnos.

Time for Review

Siempre he afirmado que también los profesores hemos de aprender de los alumnos. Los estudiantes que están hoy en nuestras aulas no son los mismos que hace tres años y mucho menos se parecen a los de hace diez. Una característica de nuestra sociedad es la velocidad con la que se producen los cambios en todos los sentidos, por eso creo que el docente ha de estar atento a esos cambios para seguir aprendiendo y mejorando en su trabajo.

Una de las formas de aprender curso tras curso es mediante la Valoración de la clase. Doy unos minutos para que aleatoriamente en alguna clase de cada nivel completen individualmente una ficha en la que respondan a lo más que les a gustado y lo que menos. Lo que mejorarían y lo que pedirían al profesor del próximo curso. También dejo un apartado para sugerencias. Los estudiantes proporcionan en ese sencillo formulario, que puede ser cualquier otro, con otras preguntas una información muy valiosa para seguir mejorando.

El documento es anónimo para dejarles total libertad de expresión y de crítica. Sabiendo que nos dirán cosas que no les gusta o aquello que llamó la atención y les gustó mucho. Hace un momento acabo de terminar de pasar a ordenador toda la información que los alumnos me han dejado y he colocado el documento en el escritorio para repasarlo en septiembre. En alguna ocasión lo he utilizado a principio de curso como punto de partida, para discutir algunos aspectos  sobre la organización de la clase.

Con estos datos he ido cambiando la clase. Partiendo de aquello que no se puede modificar que son los contenidos y que se establecen por ley. Por tanto, con esta información realzo aquellas actividades que más les gustan y desecho lo que critican. No piensen que los alumnos pondrán disparates en ese documento, más bien todo lo contrario, hacen una crítica muy interesante si queremos aprender de ellos. ¿Estás dispuesto a aprender?

Anuncios